Site Overlay

Cuando la bala salga ya no sentiré que es mortal

Tengo 37 años, soy abogado, casado y con dos hijos. Me dedico a la política desde los 15 años. Repasando mi vida me doy cuenta que sufro el SCI desde los 23 años aprox. pero recién me decidí a tratarlo en serio a partir de los 30. Como muchos he recorrido numerosos médicos y especialistas, desde los más ortodoxos hasta los homeópatas.

Entendía así lo que me pasaba pero nunca terminaba de dominarlo. Endoscopias, colonoscopias, dietas, etc. pero nunca el alivio definitivo.

Soy amante de la “buena mesa”, por lo tanto el sufrimiento se multiplicaba. Sufrí episodios sociales espantosos, desde un diarrea compulsiva en un clásico embotellamiento de Callao y Corrientes, hasta tener que bajarme de un coche corriendo y literalmente evacuar en la calle después de cuatro días de dieta de arroz y agua….

Me sucedía solo y acompañado, de noche y de día, de vacaciones y trabajando, sin un patrón definido, lo cual me enloquecía aún más y yo lo hacía a la vez con mi familia. Por ejemplo, un sábado a la noche en las vísperas de una “comilona” y asado -que yo ya venía saboreando y sufriendo anticipadamente durante toda la semana previa – yo tomaba desde Buscapina Compuesta hasta Plidex y Diocam, todo junto y llegaba siempre con dolor de estómago y nervios… Realmente insostenible.

Un día buscando en el Google se me ocurrió poner las palabras COLON IRRITABLE y apareció la página de Silvia, compré el libro y me sentí muy representado por su situación personal y por los contenidos de los testimonios que allí aparecen.

Tomé la terapia que me permitió llegar al fondo del problema y entenderlo, conocí a la Dra. Sole y decidí avanzar sobre el SCI con una “artillería” de situaciones toda a la vez y coordinadamente:

- Terapia y relajación.

- Deporte.

- Tratamiento médico.

- Reemplazo de algunos alimentos cuyos efectos perjudiciales ignoraba y Silvia me esclareció.

- Reflexología y tratamiento kinesiologico vinculado al aparato digestivo y al sistema nervioso.

- Hablar del tema con mi pareja y amigos para no sentirme tan sólo y no “autopresionarme” tanto.

Con todo esto he logrado un estado de bienestar relativo, mantengo cotidianamente ATENCION pero he logrado superar la OBSESION. Al SCI le mantengo el RESPETO pero superé el MIEDO.

Repasando el pasado con Silvia me he dado cuenta que episodios concretos de diarrea eran 5 ³ 6 a lo largo de un año, pero sensaciones de probable diarrea 1³ 2 por día. Es decir 6 descomposturas reales y más de 500 sensaciones al año… Sin palabras.

Yo lo resumiría con la siguiente figura: Es como jugar a una suerte de ruleta rusa con un arma en cuyo tambor hubiera lugar para 365 balas, pero en realidad sólo hay 5, sin embargo – más allá  de la muy baja probabilidad estadística y racional – cada día y a cada momento yo pensaba que la bala se iba a disparar.

Este sufrimiento es el que en gran parte he superado junto a Silvia, y para cuando la bala salga ya no sentiré que es mortal…

Leandro

Copyright © 2020 Psicogastro – Colon Irritable. All Rights Reserved. | Intuitive by Catch Themes
Abrir chat